En la parte noroccidental de la isla de Praslin encontramos esta playa que es un recordatorio de por qué las Seychelles se han convertido en uno de los destinos más seductores del Índico. Esta playa roza la perfección, es el estereotipo hecho realidad, con arenas doradas, rocas redondas de granito en cada extremo, palmeras y aguas de insuperable belleza, entre turquesa y lapislázuli. Ideal para tumbarse horas en la arena, para bucear y quien sabe incluso ver este tiburón ballena o comer en un restaurante contemplando el horizonte marino, es un tipo de sitio para no irse jamás.

Más info: www.seychelles.com

 

Foto: Tony Baskeyfield

¿Te ha gustado este artículo? ¡No te pierdas nada!
comprar-ahora