Concluyen 140 días de investigación marina en Malta

0
802

Esta fase de exploración marina del proyecto LIFE BaĦAR for N2K termina tras haber alcanzado 1.039 metros de profundidad.

Oceana, el socio del proyecto encargado de desarrollar investigación marina, ha concluido su campaña en aguas de Malta para explorar áreas de profundidad, cuevas submarinas y bancos de arena en el marco de LIFE BaĦAR for N2K.

El proyecto, cofinanciado por la UE, y que incluye a la Autoridad de Medio Ambiente y Recursos (líder del proyecto), el Ministerio maltés de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático, y el Departamento de Pesca y Acuicultura y el Departamento de Biología de la Universidad de Malta, aparte de Oceana, es la documentación videográfica más exhaustiva de áreas marinas que se ha realizado en Malta y pretende conseguir protección efectiva para tres tipos diferentes de hábitats de gran valor ecológico. Sus hallazgos preliminares incluyen la identificación de cientos de especies, grandes arrecifes de corales de profundidad y cuevas descubiertas a 300 m bajo la superficie.

“Los hallazgos realizados en Malta son impresionantes e incluyen especies que no se habían documentado previamente en el Mediterráneo. Los vídeos y muestras recopilados requerirán años de análisis para su completa valoración, pero a corto plazo servirán para crear áreas marinas protegidas que contribuyan a preservar este patrimonio natural y recuperar su riqueza. Esperamos que otros países emprendan acciones similares para mejorar el conocimiento y protección de su medio marino”, señala Ricardo Aguilar, líder de la expedición y director de investigación de Oceana en Europa.

El área total estudiada asciende a 280.000 km2, de los que 230.000 son lejos de costa. En comparación, la superficie terrestre del archipiélago maltés suma 316 km2, lo que da una idea de la amplitud e importancia del proyecto. El trabajo en el mar se dividió en dos expediciones (2015 y 2016) y en él se empleó un ROV (robot submarino) con capacidad de alcanzar más de 1.000 metros de profundidad, así como buceadores con torpedos acuáticos para hacer más eficiente la búsqueda de cuevas. Se efectuaron un total de 206 transectos de ROV y 42 inmersiones de submarinistas.

Durante el estudio de las zonas más profundas, los científicos descubrieron arrecifes de diversos tipos (coral blanco, coral negro, esponjas piedra…), impresionantes bosques de gorgonias y corales amarillos vivos. El proyecto LIFE BaĦAR for N2K asegurará que estas vulnerables especies queden protegidas mediante la declaración de zonas Natura 2000, la red que engloba las áreas más valiosas de la UE.

Los socios del proyecto piden a los ciudadanos que desempeñen también su papel en la conservación del medio marino maltés. La expedición grabó muchos casos de contaminación. Cerca de costa prevalecía el plástico, mientras que en mar abierto eran comunes las artes de pesca descartadas, como sedales y plomos, que con frecuencia dañaban gorgonias y corales. Incluso hubo que abortar algunas inmersiones por el riesgo de que el ROV se quedara enganchado. En otras zonas, fondos dominados por rodolitos (algas rojas calcáreas) estaban visiblemente dañados spor el arrastre de fondo y los fondeos.

El proyecto LIFE BaĦAR for N2K está cofinanciado por el programa comunitario de financiación LIFE+ y coordinado por la Autoridad de Medio Ambiente y Recursos, con el Ministerio de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático y el Departamento de Pesca y Acuicultura y el Departamento de Biología de la Universidad de Malta como socios.

Más información sobre la expedición: fotos, vídeos y diarios

 

Oceana Europa – www.oceana.org

¿Te ha gustado este artículo? ¡No te pierdas nada!
comprar-ahora